Cableado Submarino

cableado-submarino

A ojos de una civilización extraterrestre, los humanos podríamos pasar por criaturas que se comunican bajo el mar. El 99% de las comunicaciones entre continentes se producen en forma de pulsos de luz bajo el océano, a través de los 900.000 km de cables submarinos que rodean el planeta y llegan hasta los lugares más recónditos. Hay cables que cruzan desde Alemania a Corea del sur y de Reino Unido a Japón, y otros que conectan el Ártico o las remotas islas del Pacífico. Una infraestructura gigantesca que permite que hablemos en tiempo real de un extremo al otro del globo.

El ingeniero Paul Deslandes ha trabajado durante los últimos 15 años en la instalación de estos cables de fibra óptica y se ha encontrado en las más pintorescas situaciones. “En Surinam”, recuerda, “nos encontramos una anaconda junto a los cables. Y en Guinea con un gran cocodrilo en un manglar”. En 2004, Deslandes participó en la instalación del cable de 2.700 km que une Noruega con las islas de Svalbard, en el Ártico, a 600 metros de profundidad. “Los habitantes de estos sitios”, añade, “se sorprenden al vernos porque piensan que las comunicaciones van por satélite, no que emerjan de una playa”.

Puedes encontrar información relacionada con el tema en:

http://www.submarinecablemap.com/#/

http://www.youtube.com/watch?v=k8pkPvrnlhg

Comparte:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*